Oración Cuaresmal abierta en 130 monasterios y conventos

Oración Cuaresmal abierta en 130 monasterios y conventos

7 de marzo de 2024

 Las comunidades monásticas nos hemos unido en una campaña promovida por Fundación DeClausura, para redescubrir la dimensión contemplativa de la vida y por eso se invita a una oración cuaresmal celebrada al mismo tiempo.

Este llamamiento se produce en el Año de la Oración  declarado por el papa Francisco, “un año dedicado a redescubrir el gran valor y la absoluta necesidad de la oración en la vida personal, en la vida de la Iglesia y en el mundo”.

Ciento treinta monasterios en toda España tenemos en este momento, abiertas las puertas de nuestras iglesias para quienes deseen unirse a nuestra oración comunitaria. Nos unimos así a: Clarisas, Concepcionistas Franciscanas, Oblatas, Carmelitas de la Antigua Observancia, Carmelitas Descalzas, Mínimas, Agustinas, Benedictinas, Esclavas del Santísimo, Cistercienses, Brígidas, Fraternidades monásticas de la Paz, Benedictinos, Trinitarias, Canonesas, Salesas, Dominicas, Mercedarias, Jerónimas, Premonstratenses, Comendadoras…

Esta acción está dentro del mensaje de cuaresma del Papa Francisco en el que afirma:

Es tiempo de actuar, y en Cuaresma actuar es también detenerse. Detenerse en oración, para acoger la Palabra de Dios, y detenerse como el samaritano, ante el hermano herido. El amor a Dios y al prójimo es un único amor.

Por eso la oración, la limosna y el ayuno no son tres ejercicios independientes, sino un único movimiento de apertura, de vaciamiento: fuera los ídolos que nos agobian, fuera los apegos que nos aprisionan. Por tanto, desacelerar y detenerse.

La Cuaresma es un tiempo que nos invita a desacelerar y detenerse. 

La dimensión contemplativa de la vida moviliza nuevas energías.

Delante de la presencia de Dios nos convertimos en hermanas y hermanos, percibimos a los demás con nueva intensidad;  en lugar de amenazas y enemigos encontramos compañeras y compañeros de viaje.

En la iglesia de san Nicolás de nuestro monasterio, hemos orado VÍSPERAS:

V/. -Dios mío, ven en mi auxilio.
R/. -Señor, date prisa en socorrerme.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Himno: Somos un pueblo que camina…

SALMOS 

Salmo 131- I: Que tus fieles, Señor, Vitoreen al entrar en tu morada.

… «No entraré bajo el techo de mi casa,
no subiré al lecho de mi descanso,
no daré sueño a mis ojos,
ni reposo a mis párpados,
hasta que encuentre un lugar para el Señor,
una morada para el Fuerte de Jacob».
……
Levántate, Señor, ven a tu mansión,
ven con el arca de tu poder:
que tus sacerdotes se vistan de gala,
que tus fieles vitoreen.
Por amor a tu siervo David,
no niegues audiencia a tu Ungido.

Salmo 131-II: El Señor ha elegido a Sión, ha deseado vivir en ella.

… Si tus hijos guardan mi alianza
y los mandatos que les enseño,
también sus hijos, por siempre,
se sentarán sobre tu trono».
…..
Bendeciré sus provisiones,
a sus pobres los saciaré de pan,
vestiré a sus sacerdotes de gala,
y sus fieles aclamarán con vítores.
….

Cántico Apocalipsis 11:  El Señor le dio el poder, el honor y el reino, y todos los pueblos le servirán.

Cantamos: TE DAMOS GRACIAS SEÑOR, DIOS NUESTRO

1.- Gracias te damos, Señor Dios omnipotente,
el que eres y el que eras,
porque has asumido el gran poder
y comenzaste a reinar.

2.- Se encolerizaron las gentes, llegó tu cólera,
y el tiempo de que sean juzgados los muertos,
y de dar el galardón a tus siervos, los profetas,
y a los santos y a los que temen tu nombre,
y a los pequeños y a los grandes,
y de arruinar a los que arruinaron la tierra.

3.- Ahora se estableció la salud y el poderío,
y el reinado de nuestro Dios,
y la potestad de su Cristo; porque fue precipitado
el acusador de nuestros hermanos,
el que los acusaba ante nuestro Dios día y noche

4.- Ellos le vencieron en virtud de la sangre del Cordero                                                                                                                                                                         y por la palabra del testimonio que dieron,                                                                                                                                                                                             y no amaron tanto su vida que temieran la muerte.
Por esto, estad alegres, cielos,
y los que moráis en sus tiendas

LECTURA BÍBLICA, Colosense 3.12-17

Como elegidos de Dios, consagrados y amados, revestíos de compasión entrañable, amabilidad, humildad, modestia, paciencia; soportaos mutuamente; perdonaos si alguien tiene queja de otro; como el Señor los ha perdonado, así también haced vosotros. Y por encima de todo el amor, que es el broche de la perfección…

Magnificat magnificat, magnificat anima mea Dominus. Magnificat, magnificat, magnificat anima mea.

Magnificat

Preces.

Padre Nuestro.

Oración final:

Señor Jesús, que has dicho: «donde dos o más estén reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”, quédate entre nosotros que nos esforzamos por estar unidos en tu amor.

Ayúdanos a tener siempre un sólo corazón y una sola alma, compartiendo alegrías y dolores, cuidando especialmente de las personas enfermas, ancianas, las que están solas, las necesitadas.

Haz que tu Iglesia sea una familia en la que nos esforcemos por comprender, perdonar, ayudar, compartir; donde la única ley, que nos une y nos hace ser verdaderos discípulos tuyos, sea el amor recíproco.

Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies