Arte

Arte

El Monasterio de la Resurrección de Zaragoza es un ejemplo muy importante de la arquitectura monástica aragonesa de época medieval. Fue declarado Monumento Nacional en 1893, Bien de Interés Cultural en 2001 e incluido en la lista genérica de Monumentos Mudéjares de Aragón considerados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2001.

La recoleta Iglesia del Santo Sepulcro, puede fecharse en los primeros años del siglo XIV. De planta rectangular, consta de tres tramos separados por arcos diafragma rebajados, que soportan alfarje de madera con sencilla decoración de tipo geométrico. El retablo, de principios del siglo XVII, está presidido por una imagen de Cristo resucitado.

Iglesia del Santo Sepulcro. Retablo de Cristo Resucitado y concierto con el Positivo del S. XVI.

Desde esta iglesia se accede a la sala capitular del monasterio, de planta cuadrada; se cubre con bóveda de crucería simple, cuyos nervios descansan sobre cuatro columnas de piedra con capiteles de hojas de penca, posiblemente provenientes de la mezquita mayor de Zaragoza.

Contraluz desde la sala capitular.

La sala está decorada con pinturas murales mudéjares: imitación de despiece de ladrillo, cenefas vegetales y lacerías en los agramilados. En el suelo, con azulejos de los siglos XIV y XVI, se encuentran las lápidas sepulcrales de Fray Martín de Alpartir y de algunas canonesas prioras. En la misma sala, descendiendo unos escalones, está la cripta del Santo Sepulcro. Allí se venera una imagen de Cristo yacente, bellísima talla en madera policromada, que puede datarse en los primeros años del siglo XVI.

Pinturas mudéjares de la bóveda de la sala capitular.

A través de una puerta en arco apuntado entre dos ventanas ajimezadas y con tracerías góticas, se accede al claustro que centra la construcción medieval del monasterio, disponiéndose en torno a él las distintas dependencias conventuales.

Ventanal y puerta de la sala capitular.

Construido en ladrillo, tiene planta rectangular poco pronunciada y en altura se superponen tres pisos: el inferior se abre al patio con grandes arcos apuntados; la segunda planta o claustro alto, con galerías de ventanas de arco apuntado y la tercera planta es de construcción más moderna. El claustro bajo se cubre con bóvedas de crucería simple. Se conservan algunos capiteles-faja y varias ménsulas, con decoración escultórica. Todas las bóvedas conservan restos de la policromía original mudéjar, pendiente de restauración.

El antiguo refectorio de la comunidad es una amplia sala de planta rectangular, de gran altura, que se cubre con tres bóvedas de crucería simple. Fue reformado en 1560.

Bóvedas del antiguo refectorio.

Todos los espacios monumentales del monasterio se siguen utilizando para lo que fueron construidos, albergando espacios de meditación y silencio, celebraciones litúrgicas, encuentros de oración…

Como patrimonio inmaterial tenemos que destacar el ambiente, la atmósfera de paz y oración que se respira. Legado transmitido ininterrumpidamente por la comunidad de canonesas desde hace más de 700 años.

Más información sobre el arte del monasterio

  • Catálogo de Bienes de Interés Cultural de Aragón. Gobierno de Aragón

http://www.sipca.es/censo/7-INM-ZAR-017-297-045/Real/Monasterio/de/Comendadoras/Canonesas/de/la/Orden/Militar/y/Pontificia/del/Santo/Sepulcro.html#.Xq0upU2bvcc

  • Centro de Patrimonio Cultural. Ayuntamiento de Zaragoza

http://www.zaragoza.es/ciudad/cultura/patrimonio/detalleA_Monumento?id=11

  • Arte mudéjar aragonés

https://www.aragonmudejar.com/

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies