Lauda Funeraria de Martín de Alpartir

Lauda Funeraria de Martín de Alpartir

Autora de la ficha técnica: Stefania Botticchio Giorgi (https://ucm.academia.edu/STEFANIABOTTICCHIOGIORGI)

Tipología: lauda funeraria, individual.

Cronología: 1381-1382.

Dimensiones:

  • De la losa: 199 cm largo; 79 cm ancho.
  • Del yacente: 134 cm largo (altura); 37 cm ancho.
  • Del dosel: 49 cm alto; 65 cm ancho.

Material: granito de Gerona, metal policromado.

Técnica: incisión, bajorrelieve, relleno de las incisiones.

Tipología del elemento cubriente: dosel.

Clase social del difunto: religioso. Fue canónigo de la orden del Santo Sepulcro de Jerusalén, comendador de Nuévalos y de Torralba, y tesorero del arzobispo Zaragoza, Lope Fernández de Luna (1352-1382). Asimismo, fue un generoso mecenas para las comendadoras del monasterio del Santo Sepulcro de Zaragoza.

Comitente: Martín de Alpartir.

Autor: artista conocedor de la tumba de Lope Fernández de Luna (Zaragoza).

Localización:

  • Original y actual: Zaragoza, convento del Santo Sepulcro, sala capitular.
  • Otras documentadas:i.

Estado de conservación: bueno, aunque el color del granito de Gerona compromete la lectura inmediata de la iconografía. Una grieta de c. 5 cm de ancho divide diagonalmente el cuerpo del yacente en el pecho y otras rupturas de la piedra en correspondencia al hombro derecho de la efigie. Se identifican pequeños rasguños y fragmentaciones en la orla epigrafiada, que dificultan su lectura.

 

Descripción

– Yacente: tiene rostro circular con características fisonómicas análogas a la representación del fraile en el retablo de la Resurrección, signo de que el artista quiso representar a Alpartir de manera fidedigna, concentrándose en las características fisonómicas y los signos dejados por el paso del tiempo. Lleva los ojos abiertos y marcados lateralmente por arrugas; la nariz es aplastada y la boca cerrada con labios carnosos está delimitada por dos arrugas laterales. La frente es ancha y aparenta aún más voluminosa por la calvicie; los escasos mechones de pelo están peinados por detrás de las orejas. Viste un manto con capucha ancha que genera pliegues concéntricos en proximidad del cuello. Dos cruces patriarcales del Santo Sepulcro decoran la túnica a nivel del pecho. Los pliegues paralelos del manto caen al lado del cuerpo, mostrando la túnica voluminosa de la cual salen solamente las puntas de los zapatos. Las manos están sobrepuestas (derecha sobre la izquierda) sobre el pecho.

Dosel: es de grandes dimensiones y ocupa un cuarto de la dimensión total de la losa. Apoya encima de dos pilares con basas molduradas y fustes gruesos y partidos en cuatro segmentos por una moldura fina. El cuerpo de los tres segmentos inferiores tiene una decoración en bajorrelieve compuesta por un arco de herradura apuntado y una decoración vegetal superior inscrita en un cuadrado y caracterizada por tres lóbulos centrales y cuatro micro triángulos excavados. El último segmento se caracteriza por el mismo arco de herradura de dimensiones reducidas, desde el cual se levanta el pináculo floronado. El dosel fue esculpido como si se tratara de una arquitectura tridimensional y, a pesar de estar desprovisto del intradós abovedado, los laterales están esculpidos en perspectiva. Los arcos son de medio punto con intradós trilobulado, están rematados por gabletes festoneados e intradós decorado por un medallón cuadrilobulado. En las enjutas corre una galería de tres arcos de herradura apuntados, cuya extremidad sirve de apoyo a una cornisa moldurada.

– Complementos de otro tipo: el yacente apoya su cabeza sobre una almohada ovalada con una decoración de perlas a lo largo del perfil exterior. Está decorada por dos cruces patriarcales del Santo Sepulcro de grandes dimensiones. La superficie detrás de la efigie presenta una decoración vegetal de hojas de vid que invade el espacio del doselete para extenderse sobre la almohada en una decoración similar a un arabesco.

Inscripción: está labrada a lo largo de la orla en letras góticas capitales. Se desarrolla desde el testero y en sentido horario. Faltan algunas palabras y la fecha de muerte nunca fue acabada, signo de que la losa fue realizada cuando Alpartir estaba aún en vida. La transcripción de Lacarra Ducay (2019, p. 26) es la más acreditada:

ESTA SEPULTURA ES DEL HONRADO E RELIGIOSO DON FRAY MARTIN DE ALPARTIR, CALONGE DE IHERUSALEN, COMENDADOR DE NUEVALOS E DE TORRALBA E THESORERO DEL S. DON LOPE, ARCEVISPO DE ÇARAGOÇA, A CUYA SUPPLICA (E RUEGO DIO LA) IGLESIA DE SANT NICHOLAS A ESTE ILUSTRE MONASTERIO. FINO SUS DÍAS A… (…) DEL MES DE (…) DEL ANYO DE MCCCLXXX (…). AYA DEL ANIMA A DIOS NASCIDA EN SU SANTA GLORIA. AMEN.

– Policromía: hay restos rojizos en las dos cruces esculpidas en la almohada y sobre el manto.

– Restauraciones: en fecha desconocida se cerró la grieta que divide diagonalmente el cuerpo del yacente y las lagunas de la orla epigrafiada (flanco mayor a la derecha de la efigie).

– Fuentes escritas:

  • Testamento del difunto: otorgado el día 24 de junio 1381, existe una copia posterior del notario Antonio Corbera que se data en el siglo XV. En su testamento, Alpartir disponía ser enterrado en la sala capitular del monasterio del Santo Sepulcro de Zaragoza y que para su sepultura fueran gastados 2000 sueldos. Tenía que estar delante del altar de la Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo y frente al retablo de dicha titularidad, del cual era mecenas (Archivo del Monasterio del Santo Sepulcro de Zaragoza. Sección A1. Testamento 2): «E primeramente slio mi sepultura en el monasterio de las duenyas del Santo Sepulcro de la ciudat de Çaragoça en el capital de dito monasterio delant del altar de la sancta Resurrección de nuestro Senyor Jesucristo el cual yo ordeno seya feito e puesto en aquel lugar do ya mi sepultura sobredita es feita et mi nombre sobre aquella sepultura para lo qual fice honradament segunt a mi estado conviene (…)».
  • Otras: en el testamento del arzobispo Lope Fernández de Luna, otorgado el día 3 de febrero de 1382, se indica que fray Martín de Alpartir ya había muerto. No hay referencias a su entierro (Canellas López, 1625, doc. 1625, p. 1331).

– Bibliografía:

−          Canellas López, Ángel. 1624. Los Cartularios de San Salvador de Zaragoza. Vol. 4. Zaragoza: Ibercaja, doc. 1625, p. 1331.

−          Lacarra Ducay, María del Carmen. 1991. «Testamento de fray Martín de Alpartir». En María del Mar Agudo Romeo (coord.), El espejo de nuestra historia la diócesis de Zaragoza a través de los siglos: San Juan de los Panetes, Lonja, Palacio Arzobispal (Exposición, Zaragoza, 5 octubre – 6 enero, 1991-1992). Zaragoza: Ayuntamiento de Zaragoza, pp. 182-183.

−          Lacarra Ducay, María del Carmen. 2019. «El italianismo en la pintura gótica aragonesa. Maestros y talleres». En Mª del C. Lacarra Ducay (ed.), Un olor a Italia. Conexiones e influencias en el arte aragonés (siglos XIV-XVIII). Zaragoza: Institución Fernando el Católico, Excma. Diputación de Zaragoza, (pp. 13-50), p. 26.

−          Rincón García, Wifredo. 1982. La Orden del Santo Sepulcro en Aragón. Zaragoza: Guara Editorial, p. 166.

−          Rincón García, Wifredo. 2004. «El monasterio del Santo Sepulcro de Zaragoza: el edificio medieval». Centro de Estudios de la Orden del Santo Sepulcro. IV Jornadas de Estudio La Orden del Santo Sepulcro (Zaragoza, Calatayud, 24-27 de abril de 2003). Zaragoza: Centro de Estudios de la Orden del Santo Sepulcro, (pp. 282–310), pp. 284-286.

Fotografías en alta resolución: enlace

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies