DECLARACIÓN FINAL DEL X CAPITULO GENERAL

DE LA ASOCIACIOND DE CANONESAS DEL SANTO SEPULCRO

Julio 2011

X Capítulo General. Año 2011

"Tejer hilos de Solidaridad: entre nosotras, en nuestro mundo; con nuestro planeta"

La Solidaridad está en el corazón de la Trinidad y en el corazón de la Creación.

Puesto que Dios es el origen de nuestra existencia, compartimos un destino común con toda la Creación. Por esa razón tenemos que cuidar la Tierra y a todos los que viven en ella. La pregunta fundamental, "¿Dónde estás?” (Génesis  3,9) nos está llamando a la Solidaridad

En nuestra Asociación, seamos comunidades más pequeñas o que están envejeciendo, o comunidades más jóvenes, más vitales, compartimos la misma misión profética de mostrar el camino hacia una nueva vida, y de Tejer hilos de esperanza y Solidaridad. Desde nuestra fragilidad todas caminamos por la misma senda que lleva de la muerte a la vida, experimentando así el sentido profundo del Misterio Pascual.

1.- Creados a imagen de Dios, nos sentimos llamados a recrear el mundo como "Tierra sagrada", tejiendo hilos de Solidaridad con el fin de dar al mundo un rostro nuevo, compañeros con Dios en esta tarea de recrear el mundo.

2.- Dios nos llama cada día a reaprender esta Solidaridad. Reconocemos nuestra vulnerabilidad como seres humanos,  y al mismo tiempo tomamos la decisión de vivir en un discipulado de iguales con todas las personas de buena voluntad (Lucas 2,14).

3.- Como mujeres estamos llamadas a cuidar la vida y tenemos el reto de ver los hilos de la Solidaridad en todas partes a nuestro alrededor. Incluso con nuestras limitaciones, podemos ser testigos de la verdad y la justicia, con fidelidad creativa, viviendo con sencillez en solidaridad con los pobres y con el Planeta.

4.- Como religiosas queremos reivindicar nuestro lugar liminal dentro de una Iglesia que se reconoce frágil. Como Canonesas, nuestro carisma nos inspira y reta a construir comunidad  en nuestro entorno, en la que todas las personas son valoradas por igual como "piedras vivas" (1 P. 2,5), invitándolas a participar, desde su forma de vida, en nuestro carisma canonical, combinando a la vez tradición y creatividad.

Finalmente, nos hacemos esta pregunta, "¿a quién hemos ligado nuestro destino?". Encontramos la respuesta al reconocer la presencia de Dios en cada persona, en cada uno de nuestros Priorados, en la Asociación, en nuestro mundo y en el Planeta.

X Capítulo General. Año 2011X Capítulo General.