Historia de la Orden.

 

Hábito antiguo de la Orden.

Partiendo de Jerusalén, la Orden se extendió por Palestina y también por Europa. La rama masculina de la Orden, tras un periodo de rápido crecimiento desapareció.

      Dentro de la rama femenina, distinguimos dos grupos de comunidades por su origen: por un lado están las canonesas españolas y por otro el grupo de comunidades en los Países Bajos y en Francia que floreció sobre todo durante los siglos XVI y XVII.

      El origen de estos Capítulos se remonta al convento de Kinrooi, Bélgica, fundado en 1480 por Jan van Abroek, Canónigo Regular del Santo Sepulcro y prior del Capítulo de Saint-Odiliëmberg (Holanda). De este monasterio fueron fundados pronto muchos nuevos conventos: Hasselt (1638) , St-Truiden (1559), Tongeren (1640), Maastricht (1627), Lieja (tres monasterios, uno de ellos St. Elisabeth des Bons Enfants  )

Sin embargo, a finales del siglo XVIII y como consecuencia de la Revolución Francesa, la mayoría de los Capítulos había dejado de existir, excepto una comunidad inglesa fundada en Lieja en 1642 que buscó refugio en su país natal. La comunidad de Baden-Baden (Alemania) fundada en 1.670 no se vio afectada por estos disturbios.

 

* PRIORADO HERKENRODE (BÉLGICA) 

El priorado Herkenrode  constituye la continuación del convento de Hasselt. En esta ciudad, Sor Hélène d'Enckvoert, priora de Maastricht y de Lieja (Santa Águeda), fundó en 1638 una casa de la Orden con el apoyo del Príncipe-Obispo Fernando de Baviera.

El 12 de abril 1798 la comunidad fue disuelta y el monasterio vendido al gobierno francés. Las dos últimas hermanas fundaron, junto con otras dos hermanas del Santo Sepulcro, en 1837, Priorado de Bilzen.  En junio 1972 , las hermanas comenzaron a vivir en el antiguo monasterio cisterciense de Herkenrode que se ha ido rehabilitando a lo largo de los años.

 

* EL PRIORADO JERUSALÉN EN TONGERLO (BÉLGICA)

El priorado de Jerusalén fue erigido en Turnhout en 1662 por un grupo de canonesas de Hasselt. Se dedicaron a la educación religiosa y a la enseñanza de las jóvenes de Turnhout.

En el marco de la educación y la enseñanza, el Priorado de Jerusalén prestó su colaboración a varias renovaciones culturales y religiosas.

El priorado adquirió importancia en el movimiento litúrgico. Contribuyó de manera activa, animado por un descubrimiento nuevo de su propia identidad como canonesas regulares y por un mejor discernimiento de la liturgia en la vida canónical. Esta colaboración dio nuevos impulsos al culto litúrgico.

En 2012 la comunidad se traslada a vivir a su casa filial de Tongerlo continuando el colegio en TUnrnhout con el espíritu inicial.

 

*HUYSE SINT-TRUDO EN BRUJAS (BÉLGICA)

Esta comunidad nació en el siglo XI. A través de los siglos se ha ido adaptando a nuevas situaciones en su espíritu y estilo de vida dentro de distintas familias canonicales. A partir de 1954 la comunidad de Sint-Trudo se traslada al castillo de Male donde ha permanecido hasta 2013. Actualmente la comunidad reside en la ciudad de Brujas.

 

* EL PRIORADO DE LA RESURRECCION EN INGLATERRA

La comunidad inglesa fue fundada en Lieja en 1642. Susan Hawley ingresó a la edad de 19 años en el convento del Santo Sepulcro de Tongres (Bélgica) con la firme voluntad de fundar una comunidad de canonesas en Inglaterra. Se sentía inspirada por el deseo de dar una oportunidad a las mujeres inglesas para que vivieran como religiosas y se dedicaran a la educación católica, lo cual en su país estaba prohibido por el derecho penal.

Con  otras mujeres pudo realizar su sueño. La comunidad se traslada a Inglaterra y vive en distintos lugares hasta que en 1799 se establecen en New Hall en Chelmfsord dedicándose a la educación.

La comunidad de New Hall decidió  trasladarse a vivir a la ciudad de Colchester en 2006 donde vive actualmente. 

 

* EL PRIORADO EMMAUS EN MAARSSEN (PAÍSES BAJOS)

El priorado de Emmaus se fundó en 1923. Por los acontecimientos políticos europeos tuvieron que habitar en diferentes lugares hasta construir el priorado actual en 1968. Las hermanas se formaron y acogieron toda la renovación litúrgica y ecuménica post conciliar.

 

* PRIORADO DE LUMEN CHRISTI (CAMPINAS - BRASIL)

En 1948 la M. María Josefa Haeck, fundadora del priorado de Emmaus en Maarssen (Holanda), envió las tres primeras Canonesas del Santo Sepulcro –las hermanas Ancilla, Gemma y Magdalena– a Brasil. Después llegaron otras cuatro más. Eran portadoras del ideal de vivir el carisma de la Orden del Santo Sepulcro fundamentado en la vida comunitaria fraterna, la oración comunitaria y personal, y el servicio a la iglesia.

En 1960 la comunidad inició una segunda fase de inserción en el país. De Holambra se trasladaron a Campinas, ciudad del mismo estado de Sao Paulo. Crearon el centro litúrgico catequético «Lumen Christi», que ha contribuido a la formación de numerosos agentes de pastoral en todo el país. Posteriormente se transformo en un centro de espiritualidad. La comunidad en 2013 se traslada  de nuevo a vivir a Holambra.

 

* PRIORADO DE LA RESURRECCIÓN EN MIRHI, BUKAVU (CONGO)

Sor Hadwich, canonesas de Turnhout, se considera fundadora del Instituto Hijas de la Resurrección. Surgió en los años 60. Su lema es “servir a los pobres de nuestros pobres”. Conserva su carácter autóctono.

La situación política del país hace que junto con el pueblo las hermanas sufran las consecuencias de la guerrilla: asesinatos, pillaje, robo, destrucción…

El Instituto solicitó el 9 de agosto de 1981 incorporarse a la Asociación de Canonesas Regulares del Santo Sepulcro.

El priorado esta formado por diversas comunidades encargadas de la pastoral y ayuda en maternidades y promoción de la mujer. Hoy cuentan con presencia en Camerún, Brasil  e Italia.

 

* PRIORADO DE LA RESURRECCIÓN DE MASAKA (RWANDA)

El Priorado de Rwanda nace como el fruto primero del priorado de Mirhi de la República Democrática del Congo. Está situado en un barrio rural pobre cerca de la ciudad de Masaka en la regiónd e Kigali. Forma parte de la Asociación como priorado autónomo desde julio de 2011.

Las hermanas viven, oran y trabajan dando testimonio de reconciliación y de paz en una sociedad que permanece herida por el genocidio de 1994.